Ego-Suspicio

EGO-SUSPICIO = AMOR PROPIO

Hace seis días os hablaba del amor propio en el vídeo de presentación. En realidad llevo hablando de ello seis años, porque de un modo u otro, cada vez que hablaba sobre amor, desamor y demás este iba implícito.

Tenemos que amarnos a nosotros mismos por encima de todo.

Recibo muchos mensajes cada día, tanto en la web como en redes sociales, de seguidores o incluso de amigos y lo que más se repite siempre es lo poco que os queréis a vosotros mismos.

Nunca os lo digo de manera tan directa, procuro ser suave y no haceros más daño porque veo que vosotros mismos estáis tristes y dañados, pero quiero ayudaros a que os améis.

Cada vez que una persona piensa «ojalá fuera como fulanito o menganito» siento tristeza. Y yo también lo he vivido, de hecho yo soy la primera persona que tiene días terribles y que se compara con los demás, eso es inevitable. El problema llega cuando vives en continua comparación con la vida de los demás, cuando te alegras por el mal ajeno o te da rabia las cosas buenas que les ocurren a los demás.

Me gustaría hacer una serie de escritos en esta web sobre el amor propio, segmentando cada uno de ellos para no haceros un post infinito en el que hable de todo y porque tampoco tenemos todos los mismos problemas tampoco.

Me gusta subiros looks de ropa y maquillaje, pero los que me conocéis sabéis que eso es sólo una parte de mí, pero que realmente Limones Rojos va más allá. Y es lícito y compatible.

Quiero que sepáis que desde el problema que tuve el viernes con la web he estado realizando modificaciones para poder llevar a cabo esta categorización que os comentaba para que podáis entrar en las secciones correspondientes sin problema.

Me hace feliz crear esta sección. Una sección que hable de amor propio, de querernos a nosotros mismos, de tratarnos como nos merecemos sin que tenga que ser otra persona la que venga a levantarnos. Este trabajo nos corresponde a nosotros mismos.

Limones Rojos siempre ha ido de eso, de buscarme a mí misma, de saber qué quiero hacer, de conocerme. Poco a poco habéis ido viendo cómo es mi vida, mis amoríos, mis penas, alegrías… y es que ha pasado mucho tiempo desde que comencé a abrirme públicamente y eso acaba haciendo que uno se acerque a los demás, que se de a conocer y que de alguna manera empaticemos unos con otros.

Todos tenemos días buenos y días malos, pero de lo que no nos damos cuenta es que la mayoría de los días malos está en nuestra mano cambiarlos, que vivimos sumidos en un agujero negro del que nos cuesta salir y que esto al final se convierte en un bucle continuo y acabamos atrapados sin poder salir de él finalmente. Y esto es lo que quiero que se acabe para ayudaros precisamente a ver todo lo bueno que hay en vosotros mismos.

Porque si os paráis a pensar por un momento en vuestro día a día veréis que al final del mismo las personas que peor os tratan sois vosotros mismos.

 

 

Deja un comentario