MadriZ

¡Buenos días a todos!

Desde mi cama, un soleado domingo de marzo, os escribo.

Dadle al play antes de continuar:

 

Llevo unos días enamorada. Mejor dicho, enamorándome.

Tantos y tantos años de periferia me han marcado tanto que no conseguía enamorarme de Madrid.

Que estaba lejos, pensaba yo. No, lejos está la periferia. En Madrid todo está cerca, y más con el metro.

Todas nos sentimos Lady Madrid gracias a Pereza, no podemos negarlo.

Con más noches que la luna… 

No se puede negar que hablaba de mí. ¡Y eso que ni me conoce!

Hablando en serio… Vivimos pensando en el siguiente avión que cogeremos, pero no nos paramos a pensar en lo bonita que es Madrid.

Con sus calles, su Tío Pepe, la Puerta del Sol… Sabatini, Templo Debod, la Gran Vía…

Y no se puede ser más auténtico que siendo un bohemio, de nombre, nacimiento y profesión, viviendo en Lavapiés.

Que los de fuera, los que no son gatos quieran más nuestra amada Madrid no puede ser.

Nunca me había dado cuenta de lo mucho que me gustaba, hasta que decidí querer a esta ciudad.

Os invito a hacer lo mismo, porque qué gusto da estar enamorado y pasear contigo del brazo!

 

 

Deja un comentario