Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido

 

“Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido”.

¿Acaso algo tiene sentido?

Sabina, el maestro de las canciones que llegan al corazón, aunque algunas pasan incluso por el cerebro, tiene toda la razón con esa frase.

No obstante, creo que ni él mismo sabe cuál es el sentido de las cosas. Aunque he de reconocer a su favor que estoy totalmente convencida de que nadie sabe realmente cuál es el verdadero sentido de nada. Y quien lo piense, estoy segura que se equivoca.

La vida sigue y sigue hasta que se termina. O quizás no termina y la muerte no es más que una insignificante pausa.

Las cosas que no tienen mucho sentido y las cosas que tienen mucho sentido. Quien sepa la diferencia entre una y otra que lo diga, porque me encantaría aprenderla. ¿Qué es exactamente el sentido de las cosas? No creo que todo tenga que tener sentido, y si tuviéramos que encontrarle el sentido a todo sería una auténtica locura.

Pero…¿qué es exactamente una locura y qué no lo es?

2 comentarios sobre “Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido

  1. Nada tiene sentido por sí solo. Somos nosotros los que dotamos de sentido aquello que nos rodea. Somos animales simbólicos, necesitamos de esa liturgia para no sucumbir. Digamos que nos ayuda a reducir la incertidumbre y el miedo al vacío atroz que sospechamos pueda ser la vida.

Deja un comentario