Descripción de un limón

Los limones son ácidos, fríos, rugosos por fuera y suelen gustar en pequeñas dosis o como acompañamiento. Es raro ver a alguien consumir un limón sin endulzar.

Pero si sabes apreciar uno bueno, verás que son jugosos, no son tan ácidos como todos  pensamos, incluso su carne es muy débil, por lo que necesitan un exterior rugoso que la proteja. Sus pipos son las semillas que darán frutos si las plantamos y cuidamos.

Si sabes exprimir bien un limón y te quedas con su interior, podrás plantar limoneros, y con el paso del tiempo, sabrás cómo mejorar su sabor. Si tienes un limón en tus manos, podrás sentir cómo empieza a calentarse y pierde toda la fortaleza que la rugosidad de su piel le otorga.

Son frutas más débiles de lo que pensamos, por eso es importante cuidarlas bien y dedicarles el tiempo necesario para conseguir el punto de acidez exacto, a la vez que el dulzor final característico que tan sólo unos pocos podrán apreciar.

 

4 comentarios sobre “Descripción de un limón

  1. Bien mirado los limones se parecen mucho a las personas entonces, ¿no? Que bajo su fachada se esconde algo que no esperamos y que nos sorprende gratamente. ¡Todo el mundo a comprar limones! ¡Sin rechistar! ¡Jejeje!

  2. jeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee parece que estan hablando del chumino de tu amada………………..

Deja un comentario