Whoopy

Hoy es 16 de noviembre y se cumple un año de la adopción de Whoopy.

Whoopy fue mi perrita durante cuatro días. Me la dieron enferma de parvovirus, repleta de parásitos… El día 19 se cumple un año de su muerte y todavía la tengo presente.

Los que me conocéis sabéis que mi perrhijo Phillip va conmigo a todas partes, pero siempre me pregunto qué habría pasado de haberse salvado Whoopy o si se llevaría bien con Phillip.

Un año después siento una grandísima tristeza por todo lo que pasó.

No fue sólo un perro, para mí significaba muchas más cosas que quizás en un futuro os cuente.

El hecho de todo esto no es que se me muriera un perro, es que yo adopté un perrito y en realidad me dieron una perrita, que decían que era un perro de 8 semanas y tenía 32 días de vida (una edad no legal para entregar perros en adopción, por cierto), y sobre todo, que le quitaron las pocas posibilidades que tenía de poder vivir al vacunarla aún sabiendo que esa camada estaba enferma.

Como estamos en medio de pleitos y de una batalla jurídica que será laaaaaaaaaaaaarga, no puedo comentaros mucho más, pero para los que queráis leer la historia completa, os dejo el link de change.org y ya si firmáis sería genial, la verdad.

https://www.change.org/p/colegio-veterinarios-juez-justicia-por-whoopy

Un año después de todo, intento recordar a Whoopy con mucho cariño y procuro no tener que pensar en todo lo que me hicieron pasar esas dos mujeres a las que no me apetece ni mencionar.

No obstante, espero que la justicia haga bien su trabajo y que se les acabe el negocio a costa de los animales.

Y sobre todo, si un animal muere, no pasa «nada». Puede pasar. Pero es inaceptable que me acusen a mí de matar a mi perra y de no haberla cuidado cuando esos cuatro días fue lo único que hice.

Es más, esa chulería y prepotencia con la que me hablaron, no se la perdonaré en la vida, porque precisamente por eso fue por lo que empecé a investigar sobre ellas y me encontré con el negociazo que tienen.

Justicia por Whoopy y por todos los animales que pasan por sus manos.

 

 

Deja un comentario