Vendehumos.

Estoy pensando en cerrar esto por vacaciones.

He bajado más de 400 visitas diarias de un día para otro, se me ha olvidado escribir un día y ahora mismo tengo varias cosas en la cabeza, por lo que me lo estoy planteando seriamente y volver ya el día 2 de septiembre.

Por otra parte, no me gustaría cerrarlo, ni por vacaciones siquiera, por el hecho de que es como tirar la toalla de cierta manera.

De momento pienso seguir escribiendo, y a ver a dónde me lleva la vida.

Estoy cansada de chorriestupideces y chorriestúpidos.

Mi vida es demasiado interesante como para soportar ciertas cosas.

Os he hablado del amor, de la amistad, de la familia… pero creo que nunca he llegado a hablaros de las personas que hay en nuestra vida y que no merecen estar en ella.

A diario vamos en el metro, en el autobús, andando por la calle…

A diario nos cruzamos con decenas de personas desconocidas, pero que pasan por nuestro lado, que queramos o no, están en nuestra vida, aunque claro está, que en un papel totalmente efímero.

Pero ahí están.

Muchas veces nos paramos a conocer a esos pequeños desconocidos, y muchas veces, llegan a estar en uno de los papeles primarios de nuestra vida.

Es ahí, justo cuando entran en tu vida, cuando queramos o no, pero empiezan a importarnos.

Pero entonces, ¿por qué hay gente que se dedica a utilizar a otras personas?

¿Cómo es posible que a veces los seres humanos traten a otros como experimentos, como cobayas, como ratas de laboratorio?

Porque sinceramente, yo sería incapaz de utilizar a nadie de ese modo.

No me entra en la cabeza cómo puede existir gente que quiera utilizar a otros para satisfacer su apetito sexual y a cambio les venden el humo más invisible que jamás ha existido.

Así que, desde aquí, a todos los famosos vendehumos del lugar, queremos pedirles que, por favor, que os cambiéis de oficio.

Muchas gracias.

 

Deja un comentario