Y…

Y una vez restados todos los besos y martinis, y esas miradas eternas después traicionadas, y una vez llegados hasta aquí, una vez roto el corazòn de las causas…

Deja un comentario