La vida es un carnaval

Empezamos el fin de semana con un poco de Celia Cruz.

 

 

La claridad a la hora de hablar con otras personas y mantener una relación con ellas es algo clave.

Si yo me callo las cosas por educación o porque considero que en un momento determinado es mejor obviarlas, es porque creo que es lo correcto en ese momento.

Por eso mismo, si cuando hablo con alguien, y de alguna manera comienzo a ver que es el momento de decir algo que he estado pensando, lo digo, será porque creo que tengo razones para ello.

Indecisión, inmadurez, miedo…

Hay tantos factores sueltos…

¡Y a mí me gusta tanto ser clara!

Dicen que el tiempo pone a cada uno en su lugar, y puede que sea cierto, pero yo tengo totalmente claro que no me gusta jugar. Si a mí me apetece hacer algo, lo voy a hacer, porque no me gusta andar pensando las cosas constantemente.

Hay miradas que matan…

Pero hay otras miradas que enamoran.

Hay miradas y miradas, y yo desde luego no miro igual a todas las personas.

Y mucho menos si me importan.

Porque si después de tantos meses me miras como antes no lo hacías, me coges de la mano como lo hiciste en su día pero luego te contradices, pues quizás debas ser tú quien debe plantearse en realidad sus pensamientos.

Como dice mi amiga María: «Espero no discutir nunca contigo, porque sueltas las bombas (aunque bien soltadas y con toda la razón del mundo) y a ver quién te dice lo contrario».

¡Cómo quiero a María!

Si es que tengo unas amigas maravillosas, son geniales.

Y desde aquí hago un llamamiento a Bea y a María, para que se vengan la semana que viene sin falta a pasar un día a la piscina, entre tintos de verano, agua, y muchas risas.

Y que son geniales ambas, que me han demostrado tantísimas cosas en tan poquito tiempo que me quito el sombrero.

Y aprovecho para hacer otro llamamiento.

Tengo un amigo que es controlador aéreo e informático, 30 años, simpatiquísimo, baila muy bien, cocina de maravilla y está soltero. Si alguna está interesada, que se ponga en contacto conmigo.

Y bueno, creo que voy a empezar a cobrar por anunciar cosas en el blog, que puede ser divertido.

Y dicho esto, espero que os gustara la crítica de ayer de Dirty Dancing, aunque reconozco que me gustan muchísimo más otras películas.

Feliz sábado a todos, espero que lo paséis fenomenal.

Porque la vida es un carnaval…

Y es más bello vivir cantando.

 

 

Deja un comentario