Y nos dieron las diez…

5601.

5602.

5603.

5604.

5605.

Y así siguieron los tweets.

Y nos dieron las 10 y las 11…

Las 12, y la 1, y las 2 y las 3…

Y desnudos al amanecer nos encontró la luna.

Que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata…
Loco por conocer los secretos de tu dormitorio…
Como veis, hoy he elegido «Y nos dieron las diez», de Joaquín Sabina.
¡Cómo me gusta Joaquín Sabina!
Yo creo que es uno de los mejores poetas que existen.
Porque como decía mi profesora de segundo de bachillerato, mi tocaya Pilar:
 
 «Hay letras de canciones que son verdaderos poemas».
 
 
Así que a partir de ahora, Joaquín Sabina va a ser para mí un poeta.
Porque me apetece a mí.
Y porque sólo tenéis que leer sus letras para daros cuenta de que es un verdadero poeta.
Y cambiando de tema, como hago siempre…
¿Habéis llamado ya a esa persona?
Porque hace ya tres meses que os lo digo, y aún así seguro que hay alguien que no ha marcado su número todavía.
Y de verdad, si no lo hacéis os vais a arrepentir, porque merece realmente la pena hacer esa llamada.
Además, el problema es que acabéis como yo, que estoy en una etapa denominada «hibernación sentimental», que significa que no me apetece saber nada de ningún hombre.
Porque me da pereza tener una cita con nadie en estos momentos.
Así que el día que vuelva a ilusionarme con alguien y salga de este modo en el que me he metido, prometo avisaros.
Y bueno, creo que esto es todo por hoy.
Hace ya un mes que fue mi cumpleaños y aún no lo he celebrado.
Pero lo bueno se hace esperar, y cuando llegue el momento, no publicaré durante días, porque será una fiesta tipo boda marroquí, porque durará días.
Un saludo desde aquí a Domingo, espero que todo esté bien.
Y otro saludo a Jose, que hoy tuvo una cita y estoy segura de que acabará bien.
Porque pienso conseguirle una novia y pienso ir a su boda.
Y bueno, desearle suerte a mi amiga María, que está muy agobiada con sus exámenes, pero yo sé que, al contrario que yo, ella sí que aprobará y sacará muy buenas notas.
Y a Bea también le envío un beso enorme, porque hoy al final no pude pasarme a verla, pero es algo que me hubiera apetecido mucho.
Creo que no tengo que saludar a nadie más por hoy, así que dicho esto, os deseo un feliz jueves a todos.
 

 

Deja un comentario