El chiste de la pobre galletita

He pensado que puedo dejaros una canción junto con mi entrada de cada día.
Alguien me dijo que la idea de escribir y leer con música era buena.
A mí me gusta cada vez más.
Hoy os dejo «I’ll be waiting», de Lenny Kravitz.

Estar por estar.

Ser por ser.

Pensar por pensar.

Hablar por hablar.

Sentir por sentir.

Vivir por vivir.

Hacer por hacer.

Escribir por escribir.

Escribir, escribir, escribir…

Hay entradas que trabajo mucho y otras que reconozco que es copiar y pegar.

Las de copiar y pegar son sólo las de poemas, pero ahí están.

Las entradas que analizan canciones, tienen cierto trabajo, porque suelo tener que traducirlas yo misma. Aunque podría usar Google Translate…

Pero no lo hago.

Y luego hay entradas que comienzo a escribir sin saber muy bien qué pondré, y acaban siendo realmente maravillosas.

Son esas entradas que acaban por ser una pequeña parte de mí.

Mis críticas cinematográficas ahí están, esperando a ser rescatadas por los nuevos lectores del blog.

Creo que son de lo mejor del blog.

Y luego están mis reflexiones, mis entradas hablando de amor, de desamor…

Y las entradas que hablan un poco de todo.

Pero hay algo que tengo muy claro, y es que estoy plenamente orgullosa de este blog, porque tiene mucho más trabajo del que pensáis.

Y hablando de trabajo… Ahora que tengo tiempo debo volver a ponerme con el diseño de Limones Rojos.

Lo iré haciendo durante el mes de junio o algo así. Tampoco tengo prisa.

Que en algún momento de nuestra vida esperásemos estar en un punto en concreto y no lo hayamos conseguido no debe significar fracaso, simplemente significa que todo llega cuando tiene que llegar y tenemos que esforzarnos un poco más para poder llegar a ese punto.

 
«Salta del tejado y aplasta mis flores, estaré contigo cada vez que te acerques a lo que eres. 
Seas lo que seas».
 
 
Estaré contigo siempre, pase lo que pase y hagas lo que hagas.
Estaré contigo estés como estés, seas como seas, pienses lo que pienses, digas lo que digas, sientas lo que sientas, vivas lo que vivas, hagas lo que hagas… Escribas lo que escribas.
Puedo escribir sobre la economía mundial, sobre la política de China, sobre el amor, sobre la nueva película de Almodovar…
Pero si forma parte de tu vida, estará ahí.
Porque cada uno escribe lo que le viene a la cabeza, no busca dañar a nadie.
Porque si hablo en contra de la tauromaquia es porque es mi opinión, son mis principios y porque sé que el torturar a un animal es propio de un enfermo mental.
Y para terminar, os dejo con un chiste malísimo que leí ayer, pero me hizo reír durante un buen rato.
Porque al final, las grandes tonterías son las que hacen que la vida merezca la pena.

Deja un comentario