Ray Loriga, Benedetti y amor en zapatillas de andar por casa

«Me dijo: ‘El ruido de todas las ciudades del mundo no pueden tapar el sonido de mis tacones’, y yo no supe qué coño contestar a eso.»

Anoche me recomendó una persona que leyera a Ray Loriga. Me he descargado los libros, pero de momento no he tenido tiempo para leerlos, sólo he echado un vistazo a algunas frases de sus libros.

No sabría elegir una sola frase de sus libros de todas las que he leído, pero la verdad que son todas absolutamente maravillosas.

La persona que me recomendó leer a Ray me dijo que leyera «Ya sólo habla de amor». Según él, me pega.

La conversación comenzó porque le pregunté por sus poemas favoritos, y al decirle yo tres poemas que habían marcado mi vida, me dijo que no me pegaban. Según él, soy una persona bulliciosa, vitalista, recién amanecida.

Según él, me pega el amor en zapatillas de andar por casa de Benedetti.

Pues he de reconocer que hoy he estado leyendo a Benedetti detenidamente. Nunca me había parado a leerle de este modo. De todos los poemas que hoy he leído, me quedo con este.

No te rindas
No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
Mario Benedetti

 

Amor en zapatillas de andar por casa…

Amor de mantita y peli. Amor de noches en vela hablando y sonriendo. Amor de besos continuos. Amor de agarrarte de la mano cuando vais a cruzar la calle. Amor de llamarte para darte los buenos días. Amor de desearte buenas noches. Amor de AMOR.

También os dejo esta canción, creo que merece la pena que escuchéis la letra detenidamente.

x

5 comentarios sobre “Ray Loriga, Benedetti y amor en zapatillas de andar por casa

  1. La persona que te recomendó leer a Ray Loriga tiene criterio y buen gusto, de eso no cabe ninguna duda. 😛
    Creo firmemente que son los libros, los autores, quienes nos encuentran a nosotros y no al revés. Y tampoco es igual leer a Benedetti con quince años que hacerlo con treinta, por ejemplo. El libro siempre es el mismo, pero nosotros ya somos otros.

  2. "Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos".
    Eso escribía Neruda en su momento, ¿recuerdas?

    La persona que me recomendó leer a Ray tiene muy buen gusto, tanto para el cine como para la literatura, podría pasarme horas, días, semanas, meses, años… conversando con él.

  3. Hola P,
    Te recomiendo que leas 'Lo peor de todo', de Ray Loriga. Es el libro suyo que más me ha gustado; es el primero que escribió. El segundo fue 'Héroes', que fue el que le hizo conocido, pero no es de ni de lejos tan bueno.

    Su escritura en el libro que te recomiendo es minimalista, quizá por eso me gusta tanto. Pero también certera, incisiva, con halo. Quizá te lo recomiendo porque me siento identificado con ese estilo.
    HM.

  4. Prometo leerlo en cuanto tenga tiempo, muchas gracias por la recomendación.

    No he tenido tiempo de mirarlo, pero ayer me lo decía también una amiga.

    Un saludo HM!

Deja un comentario