Porque en noches como esta, la tuve entre mis brazos

Porque en noches como esta, la tuve entre mis brazos… U

Un magnífico Pablo Neruda escribía estos versos de desamor hace ya muchos años sin pensar en lo que se llegarían a convertir.

Pues yo esta noche he dormido con una amiga en mi casa, y antes de dormirnos hace tan sólo 3 horas, le recité esos versos.

No siempre hay que aplicar todos los versos de cada poema con la misma finalidad que tiene el escritor. Porque lo realmente maravilloso de lo que escribimos son las múltiples formas que tenemos de usarlo.

Cada persona tiene su propia interpretación de la vida, así que no es malo que tenga su propia interpretación de lo escrito. Yo misma, como escritora, siempre espero que cada persona aplique todo lo que yo escribo a su vida, a su caso en particular. Cuando eso se consigue es algo realmente halagador.

Es cierto que este es mi punto de vista y que hay escritores y poetas a los que les gusta que las personas que les leen sientan exactamente lo mismo que ellos quieren transmitir, por lo que en el caso de no ser así, es algo realmente frustrante para ellos. Pueden llegar a considerarlo un fracaso.

Anoche conocí a un chico que hablaba realmente bien. Me llamó mucho la atención el vocabulario tan extenso que utilizaba al hablar y la manera tan sumamente buena que tenía de expresarse.
Le pregunté a qué se dedicaba y me dijo que era cocinero, por lo que le dije que pensaba que se dedicaría a las comunicaciones. Me dijo que él cuando era niño no había tenido muchos amigos, por lo que se había dedicado a leer mucho.
La naturalidad con la que se expresó era fascinante.

Más tarde, en un pub, conocí a un chico llamado José que bailaba muy bien y lo hacía como le apetecía. Le daba igual que le mirasen o se burlaran. Como él dijo, me gusta ser natural, no tengo que fingir ser quien no soy.

Ambos chicos me parecieron personas fantásticas. Es cierto que se ha perdido la naturalidad. Las personas cada vez se esfuerzan más en ser de una manera determinada en vez de ser tal y como son.

Hace dos noches me decía el chico de clase de inglés que yo er natural. Creo que es uno de los mejores piropos que podían decirme.

¡Qué maravilloso es ser natural!

¡Qué maravilloso es ser uno mismo!

Vivimos en una sociedad plastificada, en la que jugamos a ser quien no somos y a actuar tal y cómo nos dictan.

Se nos ha olvidado ser nosotros mismos. Se nos ha olvidado la naturalidad.

4 comentarios sobre “Porque en noches como esta, la tuve entre mis brazos

  1. Es cierto que hay mucho postureo, mucha pose de cartón-piedra, mucho temor a no encajar en el engranaje. Naturales nacemos todos, pero luego la vida nos va restando luz y nos encasqueta muchas veces un papel impropio. Hay que luchar contra eso. Nos lo debemos a nosotros mismos.

Deja un comentario