Por ti, por mí, porque el mundo es nuestro

Porque debes ir preparando los kleenex. Por todos y cada uno de los momentos que hemos pasado juntas. Por todas las mañanas que hemos pasado juntas. Porque ir a clase sin mis gafas de sol no es ir a clase. Porque los futuros maridos no se encuentran en las discotecas. Porque los coches amarillos causan en nosotras un extraño poder que nos obliga a darnos tobas. Porque el tequila es nuestro amigo y lo bebemos como si fuera agua. Porque vamos a Tesis. Porque Neruda es un Dios. Porque el licor de frutas de la pasión a las 5 de la mañana nos hace tener miedo de los ladrones. Porque somos tomates, nos llamamos lechuga y hacemos la sirenita. Porque somos tan parecida que nos preguntan si somos hermanas. Porque somos como hermanas. Porque sé que no lees mi blog tanto como dices. Porque dices que no estudias para los exámenes pero sacas buenas notas, cosa que si no fueras tú, haría que te odiara. Porque el Moscato me sigue en Twitter. Porque nos ofrecen las botellas de Moscato. Porque me acompañas al Vel Vet. Porque voy guapísima en San Valentín. Porque pasamos juntas San Valentín. Porque sé que llevas esperando mi entrada muchísimo tiempo. Porque tenías razón y el GIF no llegará nunca, al igual que no llegaron los Limones Rojos y terminé haciéndolos yo. Porque somos masoquistas. Porque sabes que esta noche vas a besarle. Porque mañana es miércoles de montaditos y tintorro a plena lluvia. Porque comemos helado mientras la lluvia nos moja. Porque el estilo Pin up es el estilo faja. Porque sigo sin encontrar tu libro. Porque sabes que si no pongo «jajaja» por whatsapp estoy realmente mal. Porque cantamos WE ARE YOOOOOOOUNGG como si nos fuera la vida en ello. Porque A drop in the ocean nos unió. Porque sigo teniendo tu tarjeta de mi 18º cumpleaños. Porque empezar la noche sin un chupito de tequila no es lo mismo. Porque íbamos a beber gintonics para que nos durase más tiempo una copa y al final los gintonics nos duran menos que el ron. Porque ibas a dejar de fumar. Porque Alfonso, Luis, Jorge, Saul, el argentino, Eliseo, Ramses, el gay o no gay, y una larga lista de hombres no son la bragueta correcta. Porque queremos encontrar a nuestra bragueta correcta. Porque el 10 de mayo está muy cerca y ni yo estoy con Eliseo ni tú estás con Jose. Porque nunca estaremos con ellos. Porque nadie nos quiere. Porque llamo a Orlando y le digo que si me invita a cenar y le falta tiempo para recogerme. Porque Jose tiene a media familia inventada muerta. Porque la profesora de CMC tuvo cáncer y por eso no le dije lo mucho que la aborrecía. Porque encontrarnos a Felix con mallas desayunando cuando estamos acabando una de las mejores juergas de nuestra vida es algo único. Porque ese año dando inglés con Felix no nos sirvió de nada. Porque me tumbo en medio de la carretera como en El diario de Noa porque así se supone que llegará el hombre de mi vida. Porque quiero bañarme en una fuente en pleno diciembre. Porque Villanueva de la Cañada está repleta de estudiantes buenorros que están esperándonos. Porque nos vamos de fiesta un martes. Porque si llueve decimos que no salimos y al final estamos juntas a las dos horas. Porque hasta cuando lloramos estamos guapas. Porque jamás te había llamado llorando hasta que el anuncio de Mcdonalds pudo conmigo. Porque nos faltan los abrazos cuando no estamos juntas. Porque hoy no me ha llamado. Porque a ti tampoco te ha llamado. Porque el padre de Jose te dice que sí que te quiere. Porque Dora es Dora, Dora, Dora la exploradora. Porque teniendo mi nevera llena de comida y habiendo hecho compra para hacerte una buena cena, preferiste que te hiciera un sandwich. Porque sigo debiéndote una tarta de oreo. Porque te encantan mis tartas de queso. Porque el último día de curso de 1º de bachillerato nos engañaron para comernos una paella mientras le daba mi teléfono a ese italiano tan guapo. Porque el italiano es un pesado. Porque estoy a 5 minutos de llegar a la empedrada cuando en realidad estoy saliendo de mi casa. Porque ahora mismo tienes los nervios a flor de piel. Porque eres B. Porque soy P. Porque no íbamos a quedar, pero te llamo y al final te veo a la media hora. Porque ese anillo se merecía ese sí. Porque felicité las navidades en pleno marzo. Porque me baño en la piscina a mediados de marzo. Porque Marta se va de mi casa porque prefiere comerse un pollo asado entero a judías verdes y tú dices que harías lo mismo. Porque en realidad no lo harías sólo por no andar hasta tu casa. Porque los tacones son dolorosísimos pero seguimos poniéndonoslos a diario. Porque el día que te hiciste whatsapp llevó a que no pase un día sin que hablemos. Porque nos hicimos fotos con el dj. Porque el dj ponía música de hace 20 años. Porque la mujer del pelotero quiere weeeey. Porque weeeeheeeeheeeey. Porque yeah yeah maracuyeah. Porque una cerveza no cuenta como bebida alcohólica y 20 cervezas cuentan como un copazo. Porque ese tiene problemas de piel. Porque Johnny fue el mejor regalo que te han hecho en toda tu vida. Porque mañana vuelve de vacaciones. Porque en el momento en el que salía de su casa para irse de vacaciones yo ya le echaba de menos. Porque soy una romántica. Porque con lo buenas que somos en todo seguimos solteras. Porque ya llegará nuestro príncipe azul. Porque siempre podemos cambiarnos de acera. Porque el gay está potente. Porque el novio del gay está aún más potente. Porque estoy pensando en la foto que tengo que poner y no creo que tengamos ni una sola foto decente para colgar en un blog. Porque siempre puedo poner la foto de Johnny. Porque nos comimos 14 chicles cada una a la vez para ver cómo sería de grande el globo. Porque nos dolía la mandíbula de masticar chicles. Porque no vemos mujeres y hombres pero Santana sí que nos gusta. Porque en realidad estamos enganchadísimas a mujeres y hombres y es una gran vergüenza. Porque no vemos Gran hermano, pero sí que vimos la caída del gay que se dislocó los dos hombros. Porque lloramos de la risa por cualquier cosa. Porque el destino hizo que me lo encontrara en aquel bar mientras tenía una cita con otro. Porque somos débiles y les vimos en la misma semana. Porque nos rompieron el corazón en la misma semana. Porque el tequila cura todos los males. Porque los franceses seguirán esperándonos en el 16 horas para irnos a sus camas. Porque seguro que siguen esperándonos. Porque Cruz parecía guapo y era una especie de orco de Mordor. Porque en la graduación Eloísa se acostó con Carlitos, el de los cojones enanitos. Porque esta noche seré tu Carlitos. Porque tanto Diana como Alberto nos invitan a chupitos rosas cada vez que nos ven aparecer. Porque nos invitan a fiestas privadas de INEF. Porque el rosa es un color precioso. Porque somos unas moñas. Porque para subir escaleras a las 6 de la mañana hay que subirlas a cuatro patas. Porque al final no estudiaste derecho. Porque odiamos a Sonia. Porque me robaron una chaqueta negra en Ático. Porque siempre llevo en la cartera consumiciones de Ático. Porque al final nunca hemos ido juntas al cine. Porque 50 sombras de Grey no es tan malo. Porque queremos un Grey. Porque ir de compras juntas implica acabar en la sección de vestidos largos. Porque sigo sin estrenar el vestido largo. Porque tengo que hacer una fiesta de vestidos largos. Porque hice una fiesta ibicenca. Porque nos fuímos de compras para la fiesta ibicenca. Porque vino la policía por el escándalo de la fiesta. Porque tenemos que llamar al tarot para que nos de la respuesta del examen. Porque la señora rubia de la parada del autobús se sigue riendo con nosotras. Porque el hombre con la bicicleta de 5 ruedas con banderita sigue provocándome risa. Porque me duele el cuerpo al recordar nuestras juergas. Porque este fin de semana vamos a salir a celebrar que estamos solteras. Porque OLA KE ASE. Porque estábamos predestinadas. Porque nos queda bien el flequillo. Por nuestras pulseras de la amistad. Por nuestras hojas. Por los regalos cutres que nos hacemos de juerga. Porque nos disfrazamos de policías. Porque podría seguir y seguir y contar cientos de cosas sobre nosotras. Porque juntas somos increíbles. Porque te quiero. Porque me quieres. Porque sí.

 

Por ti, por mí, porque el mundo es NUESTRO.

 

 

2 comentarios sobre “Por ti, por mí, porque el mundo es nuestro

  1. La amistad, cuando es sincera y sin fisuras, es la forma de amor más elevada que existe. Que el otro, a pesar de conocernos a fondo, nos quiera, es sin duda uno de los milagros más hermosos, un auténtico prodigio.

Deja un comentario