Mensajes cifrados…

Hace ya casi tres meses que hice el curso «Capitán de tu destino», dirigido por Alberto Peña Chavarino.
En ese curso, nos pidieron que, en un ejercicio, nos representáramos a nosotros mismos con un dibujo.

Mi dibujo fue un libro abierto. Lo dibujé como pude, ya que lo mío es escribir, no dibujar. Recuerdo que lo hice con un lapicero de color rosa. ¡Qué bonito es el color rosa!
Ese libro, a parte de estar abierto, estaba vacío. No había nada escrito en él… Aún.

Creo que me representé como un libro abierto y vacío, porque creo que soy una persona muy abierta y extrovertida, a la que le encanta leer y escribir, y con el tiempo he estado cada vez más convencida de que lo dibujé en blanco no porque yo esté vacía, sino porque las páginas que se habían pasado estaban llenas de mi pasado, de mi personalidad, pero las páginas que continuaban, tenían que ser escritas aún.

Siempre he dicho que soy una persona que cree en el destino. Pero creo en un destino un poco especial en cierto modo, ya que creo que, a pesar de que todo lo que hagamos lleve a que terminemos de un modo u otro, creo que dentro de un destino que ya está marcado, tenemos varios caminos los cuales elegimos nosotros con nuestras acciones del día a día.

Creo que mi teoría de los momentos. Si algo tiene que pasar, pasará en su momento determinado, no hay que presionar ningún momento ni a nadie, simplemente hay que dejar que las cosas fluyan.

Nuestro destino, a pesar de que nos lleva a un mismo final, puede tener múltiples variaciones.
Por ejemplo, yo tenía que crear Limones Rojos. Pero, ¿por qué decidí abrirlo el día de San Valentín? Yo sé por qué lo hice, algún día os lo contaré. Pero, ¿qué es lo que me ha llevado a tener tantas visitas o a decidir expresarme libremente a pesar de saber que me leen muchos conocidos? El destino.

¿Por qué yo estaba en el mismo lugar y a la misma hora que él? ¿Por qué, de todos los bares del mundo, ella entró en el mío? Porque así tenía que ser.

Estoy completamente convencida de que el destino fue el culpable de todo esto.

Estoy hablando ahora mismo con una persona que se ha ganado mi noche. Me acaba de preguntar si mis entradas tienen mensajes cifrados. ¡Por supuesto que los tienen!

Es más, creo que todas y cada una de mis entradas están ahí por algo. Porque quiero transmitir algo con ellas cada día. Así que sí, fijaros cada día en todas y cada una de mis entradas y pensad el fondo que tienen todas y cada una de ellas, porque dicen de mí mucho más que mucho y muchísimo más que más.

Antes de terminar la entrada, quiero recomendaros que asistáis al curso «Capitán de tu destino» si tenéis ocasión, ya que es una gran experiencia en la que, a parte de conocer a muchísimas personas maravillosas, consigues conocerte mejor a ti mismo y te enseñan métodos para poder mejorar tu vida… Y tu destino.

Si queréis más información sobre este, contactad conmigo.

Pues esto es todo por hoy, pero que sepáis que mañana voy a publicar una de las mejores entradas que creo que he escrito hasta ahora, así que espero que estéis atentos.

Sin más dilación, buenas noches a todos.

Por cierto, espero que busquéis, y que encontréis, el mensaje cifrado de hoy.

4 comentarios sobre “Mensajes cifrados…

Deja un comentario