¡Qué sexy es la buena ortografía!

¡Qué sexy es la buena ortografía!

Juan Ramón Jiménez decía que para él la ortografía no existía. Él escribía tal cual le sonaban las palabras. Para él, el verbo hacer, se escribía acer, las comas existían cuando él pensaba que debían aparecer y escribía mayúsculas y minúsculas cuando quería.

No es mala idea hacer lo que él hacía siempre y cuando seas consciente de que lo que escribes está mal en realidad y sepas corregirlo si es necesario.

Mi amigo Jose, quien es profesor de inglés en un colegio, me dijo una vez algo con mala pronunciación, a lo que le dije que si no le dolía destrozar el idioma de esa forma. Su respuesta fue que por qué iba a dolerle pronunciar como le apeteciera si él sabía perfectamente cómo se pronunciaba y lo había hecho porque él había querido.

La naturalidad con la que me dijo esto fue tal que hasta consiguió que le diera la razón. No obstante, ¿por qué hacer las cosas mal cuando pueden hacerse bien directamente?

Yo misma, en alguna ocasión, he pronunciado el inglés peor de lo que sabía y no tengo ninguna razón por la que hacerlo. Pero es cierto que al pronunciar correctamente, la gente piensa que eres pedante o que quieres llamar la atención, cuando en realidad estás haciendo las cosas tal y como deben hacerse, ¿no creéis?.

Soy una persona que durante toda su vida ha leído mucho y llevo varios años escribiendo, por lo que reconozco que le prestó muchísima atención a la ortografía.

Personalmente, considero que la buena ortografía es sexy. Considero que una letra bonita y cuidada, junto con una ortografía buena, es algo atractivo.

Antiguamente las personas se declaraban amor mediante las cartas, y era una buena manera de saber más sobre las personas. En la caligrafía de cada uno, está marcada nuestra personalidad.
Ahora, con los emails, lo único que podemos esperar son cadenas que si las rompes, mueres a los tres días.

No me agrada la idea de no recibir emails cargados de sentimientos y ver en ellos la letra, la cual incluye la personalidad de la persona que lo escribe. No me agrada porque no veo sentimientos en los emails. Yo quiero recibir cartas que no sean del banco, aunque sea para saludarme.

No digo que no me guste recibir la propaganda del chatarrero, pero sí que me gustaría poder abrir el buzón y recibir algo más que publicidad o franqueos pagados. Quiero recibir cartas de amor, christmas, postales…

Cada año, cuando me quedo sola en casa en verano, recibo a final de mes una o dos postales de mi madre y de mis hermanos. Pues desde que las recibo, las he guardado, porque es irse de vacaciones y empezar a echarles de menos.

Pero lo mejor es saber que esas postales llegarán. Lo mejor es saber que se molestan en escribirme y en escoger la postal más adecuada, ya sea porque les recuerda a mí o porque quieren gastarme una broma.

Basta ya de emails y de regalos comprados. Hay que ser original y regalar con ilusión. Hay que esforzarse por hacer las cosas.

Se ha perdido el encanto de las cartas. De la buena ortografía. Se ha perdido el encanto.

 

9 comentarios sobre “¡Qué sexy es la buena ortografía!

  1. Pues tienes razón. No sólo con tanto e-mail, sino con tanto Whatsap, Line, sms, etc…se está perdiendo el lenguaje, el encanto y el romanticismo… Parece que un «kdams pa fllar» se arregla todo… Cuando muchs veces las palabras bien dichas son el preámbulo de un encuentro apasionado, anhelado, deseado, ya sea con amante, familar o amistad, de unos actos que se han anticipado por escrito…y saben mejor cuanto más se esperan, y mejor se han contado. Yo cuido hasta los e-mails con la gente que me importa, porque a veces, donde poderosa era la espada, poderoso es el telcado, y el e´spíritu de la Letra nunca debe morir…porque da mucha vidilla.

  2. Me parece realmente interesante lo que dices. El problema es que no sólo se pierde una buena ortografía, sino que se pierden los sentimientos, el encanto, el romanticismo, el cariño, etc… por el camino.Desde luego, a mí se me conquista antes con las palabras que con muchas otras cosas.Espero seguir teniéndote por aquí. Gracias por leerme.

  3. Si las mujeres dedicarais a la ortografía, la sintaxis y la gramática mental una pequeña fracción del tiempo que dedicáis al cuidado de la piel y el cabello, yo me enamoraría diez o veinte veces al día. De mujeres distintas.PD: ¿de verdad tengo que seguir demostrando que no soy un robot?

  4. Bueno, mientras tanto siempre puedes enamorarte una vez al mes mínimo.A mí también me resulta realmente sexy la buena ortografía. No puedo evitar sentirme atraída por ella.Había quitado la moderación de comentarios, pero acabo de ver uno del cual no tenía ninguna notificación, así que hasta que lo pueda solucionar lo mantendré.

  5. Vivimos en la sociedad de lo instantáneo, en la sociedad microondas, todo lo queremos ya y ahora. Son los tiempos. Prima lo volátil, lo efímero, la celeridad. Y en ese vértigo veloz pasamos por alto los detalles y el cuidado que requieren. Las palabras debieran ser importantes en cuanto no hay palabras inocentes, cada palabra viene cargada de intencionalidad. Escribir conlleva una gran responsabilidad. Lo que escribimos configura el mundo en el que vivimos. De lo que otros escriben y nosotros leemos construimos nuestra percepción acerca de la realidad circundante. O sea, que tela. Por cierto, qué intenso me he puesto para ser sábado, ¿no? ^_^! Prometo hacérmelo mirar. 😛

Deja un comentario