Cuanto más tenemos, más queremos

Cuanto más tenemos, más queremos.

Esto es así. Todo ser humano quiere más y más cada vez. Somos incapaces de conformarnos solamente con un poco de algo, queremos todo y lo queremos sin esfuerzo alguno. Nos creemos dioses que pueden disponer de todos y de todo en cada momento. Siempre que queramos y sin esperas.

Nos creemos que el universo gira en torno a nosotros y que si las estrellas brillan es porque nosotros hacemos que brillen. Somos insignificantes. La vida no está hecha a nuestra medida, somos nosotros quienes debemos adaptarnos a ella. Tenemos que aprender a estar en nuestro lugar y debemos aprender que las cosas llegan si tienen que llegar, no si las forzamos porque las queremos. Si ya tenemos algo, tenemos que aprender a disfrutar de ello, no podemos estar pendientes de obtener más y más mientras que ignoramos aquello que ya tenemos. Debemos disfrutar de todo lo que tenemos a nuestra disposición y debemos aprender a hacerlo bien, porque el pensar constantemente en aumentar el número de cosas que abarcamos no es bueno, no nos hace felices.

¿Y qué es la felicidad? La felicidad es algo abstracto que cada persona definiría de un modo diferente. Pero digamos que la felicidad viene por el equilibrio que existe en nuestra vida y que nos otorga estabilidad. De ahí viene la felicidad de cada uno, porque el equilibrio de cada persona es diferente. Quizás lo que para mí sea equilibrio, para ti sea algo escaso y necesites un poco más para poder tener ese equilibrio.

El ser humano es inconformista por naturaleza, y eso es algo que debemos llevar a cabo con moderación, porque si queremos más y más, al final no habrá más para todos, y de ahí a pasar por encima de los demás hay un paso muy pequeño, que es el que hace diferenciar a las personas de los buitres carroñeros que son capaces de vender a quien haga falta para poder conseguir su objetivo. Y eso sucede porque esas personas no saben cuando deben parar.

Un comentario sobre “Cuanto más tenemos, más queremos

Deja un comentario